sábado, 3 de diciembre de 2016

VIAJE A PERU. ENTRADA 6. MALI Y LA FUENTE DE COLORES

MALI Y LA FUENTE DE COLORES. LIMA

Una tarde quedamos para ver el museo Mali, una auténtica joya que alberga 3000 años de arte en Perú, multitud de objetos de culturas de las que no tenía ni la más remota idea de su existencia. La parte pre-inca es absolutamente maravillosa, con una calidad y conservación de las piezas expuestas apabullante, tanto que mi amigo Rafa sostiene la peregrina idea de que son réplicas de originales. Réplicas o no, el caso es que cuando llevas un rato paseando y deleitándote con tanta belleza se te rompen los esquemas preconcebidos europeístas, sobretodo que Colón descubrió y colonizó un mundo de salvajes.

viernes, 25 de noviembre de 2016

VIAJE A PERÚ. ENTRADA 5. VALLE SAGRADO, MACHU PICHU

VALLE SAGRADO

                En un plis hemos estado de quedarnos sin ver Machu Pichu, vamos, es que lo pienso y me da el telele. En Cusco, a tiro de piedra de una de las maravillas del mundo y no poder ir  visitarlo hubiese sido algo grotesco y jodidamente puteante. Un mes largo con el tour completo pagado, billetes de tren sacados, hotel en Aguas calientes, tickes de subida de autobús, entrada en el recinto, todo todito organizado y bien organizado con la empresa Mapi Adventures, y dos días antes va la representante de la empresa y nos dice que los guías se han puesto tres días de huelga por el precio abusivo de los autobuses que hacen la subida y bajada de Machu Pichu (24 dólares para los extranjeros y 15 para los nacionales), que han cortado con una barricada la carretera y por tanto nadie puede acceder a Aguas Calientes, y si no llegas hasta allí no hay nada que hacer. Ella sospecha que la cosa se arreglará, pero de todas formas nos recomienda que recemos a ver si los dioses se apiadan de nosotros.
Machu Pichu

jueves, 17 de noviembre de 2016

VIAJE A PERÚ. ENTRADA 4. DE PUNO A CUSCO





DE PUNO A CUSCO

Nos hemos levantado a las cinco y cuarto para hacer la mochila, recogerlo todo y tomar algo en el desayuno para poder estar en la estación de autobuses a las seis y veinte. A y media sale el autobús que nos ha de trasladar a Cusco siguiendo una ruta turística. Esto de madrugar se está convirtiendo en una rutina. La empresa se llama Inka Express Bus y la información que encontré por internet me pareció bastante buena, así como los comentarios de los distintos usuarios que la habían utilizado. Ayer, cuando llegamos del lago, a pesar de tener el morro como lo tenía, haciendo un esfuerzo, nos pasamos Eva y yo por sus oficinas y contratamos el viaje para los cinco. Les sacamos una rebajilla de 5 dólares por cabeza saliéndonos al final por 45 dólares, todo incluido; es decir, comida y entrada en el museo, restos arqueológicos e iglesia que visitaremos durante el camino.


Posando con una llama en un paso de los Andes

lunes, 14 de noviembre de 2016

VIAJE A PERÚ. ENTRADA 3. PUNO-LAGO TITICACA

Dos días después de llegar a Lima emprendemos nuestro primer viaje por el país: Puno-lago Titicaca. Hemos llegado a un acuerdo con la dirección del hotel y hemos dejado los maletones en la consigna del mismo, por lo que viajamos ligeros de equipaje, como diría el buenazo de don Antonio Machado.


Isla flotante de los Uros, hecha de totora (junco acuatico)


martes, 8 de noviembre de 2016

VIAJE A PERÚ. ENTRADA 2.TRES PINCELADAS DE LIMA

EL SEÑOR NERI

En el aeropuerto nos espera el señor Neri con una “van” (término que se emplea como referencia a una camioneta o furgoneta) para llevarnos al hotel. El pobre lleva casi cuatro horas aguardando nuestra llegada. Bajito, enchaquetado, correcto, con un hablar dicharachero salpicado de constantes risas, se convertirá en un personaje fundamental durante nuestras cuatro visitas a Lima llevándonos y trayéndonos del hotel al aeropuerto y viceversa, amén de  las muchas veces que charlamos con él en la puerta del hotel mientras hacía tiempo esperando o a la captura de algún cliente al que embaucar.



domingo, 30 de octubre de 2016

VIAJE A PERÚ.ENTRADA 1. PREAMBULOS



Finales de Julio de 2016.

Entre el calor sofocante que está haciendo en Sevilla, el necesario aire acondicionado que no me gusta ni un pelo para dormir pero del que no puedo prescindir so pena de no pegar ojo, y la tensión pre-viaje, llevo tres o cuatro días, mejor dicho, tres o cuatro noches, que no descanso como Dios manda, y el caso es que antes de irme a la piltra me preparo concienzudamente para ello con dos o tres copazos de un buen Ribera del Duero. Pero que va, ni por esas. Se ve que Morfeo, el de Matrix, no el griego, está de uñas conmigo.


En el lago Titicaca